jueves, 25 de febrero de 2010

8º paso en el búnker




Me duele la cabeza.

He pasado la noche con la polla tiesa.

Eso de que los machotes no sabemos hacer dos cosas a la vez es una maledicencia urbana que tiene su origen en que no podemos mear y eyacular al mismo tiempo.

La humedad aquí abajo es insoportable.

2 comentarios:

Pcb dijo...

Efectivamente, es culpa de las feministas y los homosexuales que nos difaman. Yo, por ejemplo, puedo beber cerveza y ver el fútbol a la vez. (En el bar la tele está alta y puedes seguir mirando aunque eches la cabeza hacia atrás)

David Morán dijo...

Claro que no podemos hacer dos cosas que son totalmente opuestas. Por algo será.

Saludos