lunes, 15 de febrero de 2010

Primer paso en el búnker



Iba a fotografiame los pies a modo de presentación, pero no se están quietos.

Como pasa con los perros que tiran de trineos, también yo tengo un pie guía. No declararé aquí cuál es mi elegido, que luego me quedo cojo.

5 comentarios:

David Morán dijo...

Algunos pies parecen sonreírme. Otros, presentan cierta elegancia seductora.

También poseo un pié guía. Pero siempre me levanto de la cama con el contrario.

Saludos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

David, si las cosas se ponen feas, te dejo entrar en el búnker.

Shikilla dijo...

Te he encontrado, este búnker tiene algún agujero.

Luis Amézaga dijo...

Shikilla, usted que rebusca.

Michi dijo...

Sensacional el bunker, hacedme un huequecito, a ver si no me caigo bajando estas escaleras estrechas y oscuras que has puesto Luis...la luz esta muy cara en este pais eh?